Los procesos migratorios son una realidad indudable ya que las personas empobrecidas buscan una mejora en sus condiciones de vida. Un 20% de la población de Rumanía, sobre todo de etnia gitana, está especialmente discriminada y segregada.

La presencia de rumanos/as gitanos/as no afecta sólo a la ciudad de Granada, sino que está presente en otras muchas ciudades españolas y europeas, y hasta ahora la respuesta a estos ciudadanos/as que viven en condiciones precarias ha sido esporádica e insuficiente, siendo el desconocimiento y la invisibilidad características que afectan a este grupo.

Se trata de un colectivo con características y necesidades específicas, requiriendo por tanto un acercamiento a su realidad también específico. La vivienda es una necesidad social de primer orden y como tal, uno de los derechos fundamentales de las personas. Pero además desempeña un papel central en los procesos de exclusión e inclusión social de los grupos y personas más desfavorecidos.

Hechos concretos
A principios de abril de este año se tuvo conocimiento de la ocupación y residencia de unas 45 personas en el Cortijo de Las Angustias (Distrito Zaidín), de propiedad pública municipal cedida al Parque de la Salud. Estas personas comparten, además de cobijo, otros elementos: provienen del mismo país (Rumanía), pertenecen a la misma etnia (gitana), carecen de vivienda y de trabajo, tienen muchas dificultades para encontrar pisos en alquiler …

El cortijo es un espacio amplio en el que se distribuyen grupos familiares por habitación. Aunque no disponen de algunos servicios (baños, cocina), ni suministros (el agua se la cortaron), al menos tienen un techo.
Paralelamente, desde el Área de Bienestar Social y desde la Administración Autonómica no se han articulado recursos que supongan una alternativa de alojamiento/vivienda. Desde el momento en que se conoció esta situación, se creó una plataforma ciudadana de apoyo a estas personas rumanas constituida en un principio por las familias afectadas, la Asociación de Vecinos del Zaidín, Fundación Secretariado Gitano, Anaquerando y REC, a las que se han sumado muchas otras asociaciones. Esta plataforma ha convocado repetidamente a todas las administraciones públicas para parar el posible desalojo, en un primer momento, y buscar alternativas de alojamiento, sanitarias, escolares y laborales
seguidamente, todo desde un plan de trabajo integral coordinado por el Centro de Asuntos Sociales del Zaidín y apoyado por las organizaciones que formamos la plataforma.

Tanto el Ayuntamiento (área de bienestar social), como la Junta de Andalucía y el Centro de Servicios Sociales del Zaidín han mostrado una predisposición para dialogar asistiendo a algunas de las reuniones convocadas aunque de su parte no ha existido una propuesta concreta de aplazo de desalojo ni de ningún alojamiento alternativo para estas familias rumanas.

Hasta el día de hoy, las actuaciones han sido por un lado coercitivas, como la comunicación del desahucio (anteponiendo la defensa de la propiedad frente a la defensa de los derechos sociales y de ciudadanía), la amenaza de retirada de los/as menores y el corte del único punto de agua del cortijo; y por otro lado asistenciales, como la preparación de informes por parte del Centro Municipal de Servicios Sociales del Zaidín.

Peticiones de la Plataforma El Cortijo
Para dar respuesta a esta problemática social grave, pedimos:

  1. Paralización inmediata del desalojo y compromiso de no agresión: La paralización del desalojo del cortijo en tanto no se hayan articulado recursos adecuados de realojo en viviendas normalizadas y cese de amenazas de desamparo de los menores.
  2. Desarrollo de una política social adecuada que se enmarque en un plan de actuación integral a corto, medio y largo plazo y con seguimiento continuo, que articule mecanismos municipales, autonómicos, nacionales y de agentes sociales que configuren la red que dé soporte y alternativas a las familias afectadas y a sus hijos.
  3. Implicación real y pacto entre los diferentes niveles administrativos (Ayuntamiento, Junta de Andalucía y Gobierno de la Nación) para coordinar recursos y profesionales.
  4. Participación, implicación y compromiso de otros agentes sociales: asociaciones ciudadanas y población.

La Plataforma El Cortijo invita a participar a otros movimientos ciudadanos para que refuercen la presión a las instituciones públicas y respalden a los afectados en caso de desalojo sin alternativas.

Miembros de la Plataforma
AA.VV. Zaidín-Vergeles , ADOBE, APDHA, Asociación Cultural Rumana EKINOX, Asociación Gitana Anaquerando, Asociación REC, Foro Social, Foro por la defensa de los derechos de los inmigrantes, Fundación Secretariado Gitano, JOCA, Representación de familias afectadas, SOS Racismo- Granada, Trabajadoras/es Sociales Sin Fronteras, Traper@s de Emaús

Para más información Consulta http://educacion-social.com o escríbenos a web@educacion-social.com


Leave a Reply

Introduce el código de seguridad *

Patrocinadores